SEXTA INVOCACIÓN

El Sendero de Alta Teurgia, nos permite a nosotros estudiar los Grandes Misterios de la Vida y de la Muerte. Empero, es necesario aprender a salir conscientemente en cuerpo astral. Los que no tienen todavía esta facultad, necesitan adquirirla. Es necesario un entrenamiento diario, riguroso, para lograr esta facultad. Después de regresar al cuerpo, despertamos entre el lecho. Muchos discípulos cometen el error de moverse entre su lecho en el instante preciso de despertar de su sueño normal. Con este movimiento se agita el cuerpo astral y se pierden los recuerdos.

¡El estudiante de Ocultismo al despertarse de su sueño normal, no debe moverse! Se debe permanecer en reposo, cerrar los ojos y hacer un ejercicio retrospectivo para recordar minuciosamente todos aquellos lugares donde estuvimos en nuestro cuerpo astral, todas aquellas palabras que oímos, que dijimos, etc. Para esta clase de investigaciones, no sirven los Médiums del Espiritismo. Sucede que los Médiums no tienen suficiente equilibrio mental. Los Médiums son victimas de las Entidades Tenebrosas. Los Médiums tienen dislocado el Cuerpo Mental. Queremos decir con esto, que los Cuerpos Mental y Astral del Médium están dislocados. Y estando así esos dos vehículos, los Médiums no poseen equilibrio mental, la lógica exacta que se necesita para investigar todas las causas y efectos de la Naturaleza. Ya sabemos que las Leyes naturales se procesan sabiamente. Todo efecto tiene su causa. Toda causa es efecto de otra Causa Superior. A menudo nos ha tocado escuchar a muchos individuos desequilibrados, ¡que dizque se relacionan con las Entidades del más allá!. Por lo común, esos sujetos son Médiums. Es necesario saber que el Investigador de los Mundos Superiores debe poseer un equilibrio mental a toda prueba, el verdadero investigador es profundamente analítico y rigurosamente exacto. Nosotros somos matemáticos en la investigación y muy exigentes en expresión.

Después de esa introducción a nuestro presente Capítulo vamos a narrar a nuestros lectores la Investigación que hicimos con la Sexta Invocación del Gran Rey Salomón, esa Invocación es la siguiente:

¡En el nombre divino y humano de Schaddai y por el signo del Pentagrama que tengo en la mano derecha, en nombre del Ángel Anael, por el poder de Adán y Eva que son Jotchavah, retírate, Lilith, déjanos en paz, Nahemah!

¿Quién seria Lilith? ¿Quién Nahemah? ¿Por qué había que conjurar a esos Tenebrosos en nombre del Ángel Anael, el Ángel del Amor, y por las Potencias de Adán y de Eva que son Jotchavah? ¡Nosotros queríamos conocer al Ángel Anael, el Ángel del Amor!

Un grupo de hermanos, en cuerpo astral, invocamos al Ángel Anael en Nombre de Cristo, por la Majestad del Cristo, por el Poder del Cristo. La Invocación la hicimos en Cadena, dentro del patio de una casa. Era la aurora de un amanecer... ¡Y llamamos con gran voz al Ángel del Amor!. Después de algún tiempo, vimos pasar por encima del patio de la casa, a gran altura, algunas aves inefables. ¡Aves de plata!... ¡Aves de oro!... ¡Aves de fuego!... Una de ellas, la más hermosa, era Anael, el Ángel del Amor, quien en su Cuerpo Astral había asumido esa bella figura. Todos nosotros exclamamos: "¡Ya viene Anael, el Ángel del Amor!"

Aguardábamos que esas aves maravillosas y divinas descendieran al patio de aquella casa, a donde todos nosotros los hermanos hacíamos la Invocación de Alta Teurgia. Empero, aquellas aves pasaron en raudo vuelo y no descendieron al patio de aquella casa. ¿Qué seria?... ¿Qué habría pasado?. De pronto, alguien golpea tres veces, acompasadamente, en la puerta de la casa. Nosotros soltamos la Cadena y en nuestros cuerpos astrales, fuimos a abrir la puerta. Un bello niño, vestido con túnica rosa y azul, se presentó en el umbral. Otros niños le seguían. ¡Este hermoso niño era Anael, el Ángel del Amor, el Ángel de la Aurora, el Ángel de Venus!, Los cabellos de aquel niño parecían cascada de oro cayendo sobre sus espaldas inefables. Parecía un niño de 12 años. Su rostro, sonrosado como la aurora, era de rasgos faciales perfectos, inefables. Todo su cuerpo estaba sonrosado, como la aurora. El niño traía flores en sus brazos. Nosotros nos arrodillamos para que nos bendijese, ¡y él nos bendijo!. En presencia de aquel hermoso niño, sólo siente uno deseos de jugar, siente uno revivir su infancia, ¡siente uno volverse niño!. El director de la Cadena, de rodillas ante el Ángel del Amor, le consulto algo, el niño le respondió con gran sabiduría. Observamos cuidadosamente el aura de aquel Ángel: es blanca, pura, inocente, perfecta. ¡El Ángel Anael irradia luz esplendorosa, luz divina, luz inefable!. Aquella luz preciosa irradia de su médula espinal... Realmente, la médula espinal es el Candelabro de Siete Vasos del Templo. El Aceite de oro puro del Candelabro, es el Semen Cristónico que los fornicarios eyaculan miserablemente. Los ángeles están llenos de luz y de fuego porque son absolutamente castos. Los Demonios están llenos de tinieblas, porque derraman el semen miserablemente. Para crear, no hay necesidad de eyacular el Licor Seminal. La semilla siempre pasa a la matriz sin necesidad de eyacular el semen. Las múltiples combinaciones de la Sustancia Infinita (el Semen), son maravillosas.

Después de que nosotros invocáramos al Ángel Anael nos propusimos conocer a Lilith, su Antítesis Tenebrosa. Y otra noche, en la más quieta..., la más callada..., invocamos a Anael y a Lilith simultáneamente. La invocación la hicimos en cuerpo astral dentro de un pequeño salón. Después de algunos instantes concurrió el Ángel Anael a nuestro llamado. El hermoso niño tenía una presencia inefable. Nosotros nos arrodillamos y él nos bendijo. Después el niño se sentó en una silla. Nosotros, llenos de inmensa veneración y con profundo respeto, pedimos al niño el favor de que invocara a su Antítesis, Lilith. Le dijimos así:

-Maestro, invócame ahora a Lilith: estamos investigando los Pares de Opuestos de la Filosofía. El Ángel Anael, mentalmente hizo la invocación a su Antítesis... Sentimos unos pasos fuera. Y a los pocos instantes, entró en el salón otro niño de tamaño absolutamente exacto al de Anael, el Ángel del Amor. Era la Antítesis de Anael. ¡Era Lilith!. Miramos y vimos en la noche ¡un niño terriblemente maligno!, ¡Un niño de rostro terriblemente perverso!... Ese niño vestía túnica de colores negro y azul oscuro. Colores de la gama del infrarrojo. Estos mismos colores son usados por la Logia Blanca; pero dentro de la gama del ultravioleta. ¡El infrarrojo es de la Logia Negra! ¡El ultravioleta es de la Logia Blanca!. Lilith es un Demonio y sus vestiduras son de Demonio. ¡Lilith es terriblemente fornicario!, de su médula espinal sólo irradian abismos y tinieblas.

Nosotros los investigadores ofrecimos silla a Lilith, para que se sentase. Y la silla fue puesta frente al Ángel Anael. Así, pues, las dos Antítesis de Venus se sentaron frente a frente. ¡Era de admirarse y ver a estas dos Antítesis frente a frente!... ¡Anael y Lilith! ¡El Amor y el Contra-Amor que Jámblico, el Teúrgo, hizo aparecer ante las muchedumbres en los tiempos antiguos. ¡Allí están ahora el Amor y el Contra-Amor frente a frente!, Lilith no se atrevía a mirar el rostro sereno, radiante y luminoso de Anael. Entonces exclamamos nosotros:

-¡He aquí el misterio de las Almas Gemelas! ¡He aquí el Par de Opuestos de la Filosofía!

¡Estábamos embriagados por la Sabiduría, estábamos en un verdadero estado de terrible exaltación mística! (Hay varios géneros de Almas Gemelas).

Lilith y Nahemah son dos Demonios terriblemente perversos, estos Demonios gobiernan las esferas del Abismo.

El Maestro Hilariux IX, en su Tercer Mensaje del Aryavarta Ashrama sobre la Orden Sagrada del Tibet dice, textualmente lo siguiente:

"Hay en los infiernos -dicen los Kabalistas- dos reinos de las Strigias": Lilith, madre de los abortos y Nahemah, belleza fatídica y mortal. Cuando un hombre es infiel a la esposa que le ha dado el cielo y se entrega al desenfreno de una pasión estéril, Dios le quita su legítima esposa para arrojarle en brazos de Nahemah. Esta reina de las Strigias sabe seducirlo con todos los encantos de la virginidad y del amor. Desvía el corazón de los padres empujándolos al abandono de sus hijos; hace soñar con la viudez a los casados y con el matrimonio a los hombres consagrados a Dios. Cuando usurpa el titulo de esposa, es fácil reconocerla: El día de la boda aparece calva, pues la cabellera de la mujer siendo el velo del pudor le está interceptada este día. Después de la boda es presa de la desesperación y el hastío de la existencia. Predica el suicidio y por ultimo abandona violentamente el hogar, dejando marcada su victima con una estrella infernal entre los dos ojos. Agrega la tradición que cuando el sexo llega a dominar el cerebro se invierte esta estrella (la Estrella Pentagonal) y cae la victima de cabeza agitando las piernas levantadas en aire".

"Así aparece la imagen del loco en una de las 72 Cartas del Tarot de los Bohemios. Y cuando la ciencia profana sistemáticamente ha considerado locos a los Iniciados, basta para nuestra conformidad el hecho notorio de que dicha ciencia se halla totalmente incapacitada para distinguir, en este caso, una caída de una bajada. El alienista ignora por completo la existencia real del Adán Potoplastos".

En el Abismo, Lilith y Nahemah viven en eterna lucha. Las almas depravadas de Lilith no tienen ya ninguna posibilidad de salir del Abismo. Las victimas de Nahemah, todavía tienen posibilidad de salir del abismo. El problema es Sexual. ¡Los Demonios son terriblemente fornicarios!. El hombre, está simbolizado por la Estrella de Cinco Puntas. El cerebro debe controlar al Sexo. Cuando el cerebro ya no puede controlar al Sexo entonces la Estrella Pentagonal queda invertida y se hunde en el Abismo. Los Demonios pueden ser simbolizados por la Estrella Pentagonal invertida.

Publicado en Tratado Esotérico de Teurgia

ImprimirCorreo electrónico

Capitulos Relacionados

Con un click en la publicidad apoyas este proyecto

La Biblioteca Gnóstica es un servicio gratuito
Tu donativo ayuda a mantenerlo activo

Realizalo de manera segura
a traves de PayPal